150 ultimas

X FECHAS

Montes Aquilianos

Montes Aquilianos

mis 17

ENLACES


+ vistas

varios


Contador Gratis
relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online
PULSAR   1  de arriba para cerrar pestaña

El Tiempo Ponferrada

[Teeb] Las Cuevas de Castro

1

Las Cuevas de Castro

Introducción

            Las Cuevas de Castro son los restos, que se conservan en un increíble buen estado, de una explotación aurífera romana en un yacimiento primario, aunque también se encuentran restos de varios lavados superficiales. Fundamentalmente es una explotación de varios filoncillos de cuarzo, probablemente aurífero, mediante galerías subterráneas que, en algún caso aún se encuentran intercomunicadas. Realmente son dignas de ver las distintas galerías, algunas semihundidas, en las que hay pozos verticales, huecos de grandes dimensiones y hasta tramos de galerías en las que se aprecian las huellas de los golpes de las herramientas con que se efectuaron, pero esto entraña riesgos que solo deben ser asumidos por expertos. Un paseo por los vericuetos que restan de las explotaciones superficiales, con una visita al exterior de las minas puede ser muy gratificante.  

Aproximación.  

            El itinerario comienza en Castropodame.  Hemos de seguir, por tanto, la carreterilla que va de Bembibre a San Miguel de las Dueñas, ambos en la N-6, pasando por Castropodame. Podemos llegar en coche hasta las inmediaciones de las minas más importantes pasando el pueblo en dirección a Calamocos y volviendo a subir en el primer desvío a la izquierda, por pista asfaltada, hasta el final del pueblo, en donde nos desviaremos hacia la derecha por pista de tierra hasta el fondo del primer valle que es en el que se encuentran las minas. Pero es mejor dejar el coche en la explanada que hay junto al ayuntamiento y hacer el recorrido a pie.    

Ruta

Itinerario.  

            Entraremos en el pueblo y seguiremos la calle principal hacia la derecha que, entre casas y huertas, nos llevará hasta el final del pueblo. Desde aquí seguiremos la pista de tierra. En la primera vaguada, poco marcada, en la que hay unos prados a la vera inferior del camino hay restos que indican la existencia de un poblamiento tal vez para los que laboraban en la mina.

            En la misma vaguada, bastante arriba, está la primera de las minas y la más corta que no merece la pena visitar a no ser que no temamos al matorral. En la próxima vaguada, un verdadero valle, hemos de desviarnos de la pista hacia la izquierda, valle arriba, por un caminillo que enseguida bordea un deposito de agua a modo de laguna. Ya estamos en la explotación. Habremos tardado una media hora y ya podemos descansar y recrearnos en la vista o por el contrario seguir subiendo por terraplenes con una cierta pendiente hasta el farallón rocoso que cierra la explotación. Hacia la derecha, en una hondonada, al pie mismo del farallón encontramos una gatera que es la entrada a la más grande de las minas. Hacia la izquierda, en mitad de la altura del farallón, podemos apreciar una oquedad que es la entrada de otra galería que, a los ocho o diez metros, termina en un pozo vertical de unos quince metros de profundidad; es necesario trepar para llegar a ella.  

Otros itinerarios.  

            No hay otros itinerarios para visitar la explotación, pero el indicado se puede complementar con la visita a la parte superior de la explotación en la que se pueden apreciar un depósito de agua, medio destruido por la pista, y canales por los que llegaba a la explotación el agua del vecino valle de Vendañuelo. Para ello hay que seguir la pista que nos lleva a la parte alta con un pequeño rodeo en el que veremos el valle de Paradaseca y los restos de las explotaciones de hierro.  

Descenso.  

            Necesariamente se realizará por el itinerario de subida a no ser que queramos internarnos en el matorral, a veces muy espeso, para ver la primera de las minas y bajar directamente al pueblo, siempre sin sendero.

Observaciones

Paisaje.  

            Es el característico de los restos de una explotación romana con un terreno muy irregular y un farallón rocoso: la explotación semeja un circo.  

Fauna.  

            Hay corzos, jabalíes, zorros, conejos y perdices pero la cercanía al pueblo debe mantenerlos alejados.  

Flora.  

            Es bastante monótona de encina y urces. Algún castaño ahora diezmados por las enfermedades y algún madroño.  

Riesgos.  

            Únicamente de caída en las pendientes próximas a las minas. Lógicamente si se intenta subir a la mina el riesgo de caída es muy alto en la trepada; y en el interior, al pozo vertical del final, si no se lleva luz suficiente.  

Mapas.  

            Mapa nº 159-III del Instituto Geográfico Nacional a escala 1:25.000.



Ivo García Álvarez




--
Publicado por VRedondoF para Teeb el 2/19/2010 10:35:00 AM